Bolívar y su perro Nevado

Principal ] Lo Nuevo 2012 ] Anécdotas ] Artículos ] Buscador MascotAmigas ] Concurso Fotos ] Cuentos ] Chistes ] Directorio de Colaboradores ] Galería Mascotamigas ] Galería de Ganadores ] Mascotas de Película ] S.O.S Emergencias ] Tips ] Contáctenos ]

 

Mapa del Sitio

Contáctenos

 

                            

Específico

Principal

 

 

General

Adiestramiento Canino
Angel
Angeles de Cuatro Patas
Agradecimiento
A mi amigo Pachi
Aprendiendo de Mama
Arlekina
A Roda
Bolitas de Pollo
Bolívar y su perro Nevado
Boxer:Leyenda y Realidad
Cachorros Equilibrados
Cachorro: ¡ ya llegó!
Carácter Canino
Carta de un Amigo
Clasificación de los Perros
Consejos de tu Perro
Consejos Perros
Conversa con tu Perro
Coquito
Corte de Cola y Orejas?
Cuando una Amiga nos Deja
De Cachorro a Adulto
Del perro al Amo
Desparasita tu Perro
Dido:La Guía de los Reyes Magos
Dientecitos Destructivos
Doberman: Leyenda y Realidad
Edad Humana en Perros
Educar al Cachorro
El Gran Billy
El Niño, el  Perro y el Milagro
El Peor Amigo del Perro
El Perro Cojo
El Perro Pelón Peruano
Embarazo Psicológico
Es perro .. y lobo
Fido : Amor y Fidelidad
Filariosis Canina
Frida y sus Perros Dorados
Galletitas para Perros
Garrapatas: Problema de Salud
Gestación Canina
Gocho
Gran Danes:Leyenda y Realidad
Grandes Compañeros
Héroes en  New York
Historia de Katy
Inteligencia de Perro
Invasión de Mobiliario
Jadeo de los Perros
Juegos y Desarrollo Canino
Juguetes Caninos
Kunta (poema)
Ladridos y Gruñidos
La Pequeña Negrita
Lenguaje Canino
Mal Aliento Canino
Magoo:Milagro de Amor
¿Mal Olor de Tu Perro ?
Masajes para tu Mascota
Mas sobre Razas Pequeñas
Mendigando Comida
Mi Mejor Amigo
Mosita
No me dejes
No paso el examen de Perro
Obesidad Canina
Okina: Mi Historia
Olfato Inteligente
Olores Comunicativos
Oración del Perro
Parvovirosis
Pekines:Una Joya China
Pequeños con Genio
Pelaje Sano
Perro+Chocolate=Peligro
Perros Durmiendo
Perro y  Cultura Azteca
Perrito glotón
Perro Malhumorado
Perro: Raza y hábitos
Perro:Un Ser Social
Perro Vagabundo
Perros y Traumas
Personalidad Canina
Pinky
Plan de Vacunación
Que Dicen sus Gruñidos
Razas Perros
Razas Todo Cariño
Revisando Nuestro Perro
Rottweiler:Leyenda y Realidad
Ruegos del Perro
Se revolcó  en suciedades !
Socialización del Cachorro
Su Cuerpo Habla a su Perro
Suky: Venturas y Desventuras
Su Nombre
Superfuertes:Mastines y Molosos
Te amo Mushka
Terranova:Raza de Rescate
Tics Nerviosos
Tiempo de Calor
Todos a Jugar
Trastornos de Comportamiento
Twiggy
Una Calle para Canelo
Uñas cuidadas, Perro feliz
Violeta
Y Llegó el Parto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Libertador Simón Bolívar, tuvo dos compañeros inseparables, el indio Tinjacá, y un hermoso perro mucuchíes llamado Nevado . . .


Mucuchíes, fundado en 1596, pequeño pueblo del Estado Mérida, a sólo 45 Km. de la ciudad de Mérida, con sus altos páramos, vientos, cumbres nevadas, y casas de piedra, recibió al Libertador Simón Bolívar en el año 1813, cuando realizaba la que fué su Campaña Admirable.

Después de la batalla de Niquitao, el 2 de Julio de 1813, se dirigió El Libertador a Mérida, donde permaneció durante 18 días, saliendo luego hacia Mucuchíes. En su paso por el Páramo de Mucuchíes, concretamente en Moconoque, una casa que estaba aproximadamente a 6 kilómeros de la villa de Mucuchíes, el señor Vicente Pino le regaló al Libertador un hermoso perro de la raza conocida como "mucuchíes". Esta raza, es descendiente del mastín de los pirineos; estos mastines  fueron traídos al país por los sacerdotes que fundaron la ciudad de Mucuchíes para que cuidaran los grandes rebaños de ovejas que traían de España. Perros de gran tamaño, fuertes, inteligentes y hábiles que defendían los rebaños de los depredadores, y con los cruces y el tiempo llegaron a conformar la raza llamada Mucuchíes. El hermoso perro que recibió El Libertador, se llamaba Nevado. Dice la historia, que era negro como el azabache, las orejas, el lomo y la cola blancos, lo que hacía recordar la cresta nevada de los páramos andinos, razón por la cual, le pusieron por nombre "Nevado", como nevados eran los páramos. Vicente Pino se puso a las órdenes del Libertador, le dió la información necesaria para llegar a la villa de Mucuchíes, y además asignó al servicio del Libertador, a un indio mucuchero llamado Tinjacá, que había sido criado por él, amaba a los perros, y además conocía muy bien a Nevado.

Quiso Bolívar que alguien cuidara del perro, y quien mejor que Tinjacá, por lo que le asignó este trabajo y de él aprendió Bolívar los silbidos para llamar a Nevado. Los oficiales del Estado Mayor bautizaron a Tinjacá como el "Edecán del Perro", quedando así sellada la unión del Libertador, el indio y el perro, unión esta, que sólo teminaría con la muerte.

Cuentan que Nevado correteaba alegre al lado del alto caballo de guerra del Libertador, y que le acompañó por las ciudades y campos de batalla, recorridos en la gesta libertadora. En plena batalla, Nevado ladraba muy alto, sobresaliendo sus ladridos por sobre el fragor de la lucha, como dando ánimo a su dueño. Y cuando Bolívar entró triunfante a Caracas, recibiendo el aplauso y la admiración de toda la ciudad, muchas de las flores que le lanzaban al Libertador, le caían a Nevado, y dicen que Bolívar aseguraba que el perro también merecía el homenaje de esas flores.

Así, vivió Nevado junto a su dueño muchas batallas, sitios, vida de campamento, triunfos y derrotas, siempre acompañados por Tinjacá. Pero fué en la batalla de Carabobo el 24 de Julio de 1821, cuando llegó la separación definitiva.

Después de la gloriosa batalla, que dió la libertad definitiva a su patria: Venezuela, se acercaron al Libertador dos de sus soldados, en quienes El Libertador, por la expresión que traían pudo adivinar que las noticias no eran buenas. En efecto traían la noticia de que Tinjacá estaba mal herido, y también Nevado. Bolívar lanzó su caballo al galope hasta el sitio en la llanura donde le habían señalado que estaban sus dos compañeros. Al llegar, Tinjacá con lágrimas en los ojos sólo pudo decirle:"¡ Ah mi General, nos han matado al perro ... !"

Bolívar viendo a Nevado, ya muerto, tinto en sangre, no pudo decir nada. Cuenta Tulio Febres Cordero, el historiador de Mérida, que en los ojos del Libertador, brilló una gran lágrima de dolor.

Así, se conoce al pueblo de Mucuchíes como el Pueblo de Bolívar, y en la plaza Bolívar de este pueblo, como homenaje a esta gran amistad, se encuentra la escultura del indio Tinjacá y el Perro Nevado, junto a Bolívar. Y desde allí permanecen imperturbables, de cara a la cordillera Andina, que con sus nieves eternas, es un mudo testigo de la Campaña Admirable y de la amistad sin tiempo de un militar idealista, un indio fiel y un noble perro.

 

 

 

Bolívar con Tinjacá y Nevado.

Plaza Bolívar de Mucuchíes.

Artículo realizado por el equipo de redacción de MascotAmigas™