Almohadillas Plantares

Principal ] Lo Nuevo 2012 ] Anécdotas ] Artículos ] Buscador MascotAmigas ] Concurso Fotos ] Cuentos ] Chistes ] Directorio de Colaboradores ] Galería Mascotamigas ] Galería de Ganadores ] Mascotas de Película ] S.O.S Emergencias ] Tips ] Contáctenos ]

 

Mapa del Sitio

Contáctenos

 

                            

Específico

Principal

 

 

General

A mi Canarito
Anemia
Agua Vida de los Animales
Almohadillas Plantares
Aves
Cántico de las Criaturas
Congojas de Colas
Comunicacion  Animales
De la Mascota al Amo
Delfinoterapia
Derechos Animales
Despedida a una Mascota
Diarrea
El Lobo y San Francisco
Día Mundial del  Animal
El Gorrión y Mi Madre
Equinoterapia
Flores de Bach y Mascotas
Gatos
Hombres y simios
Ivana: Fuente de Salud
Maestro Jesus y  Animales
Mascotas: Alargan la Vida
Mascotas HK
Mascotas y  Sexto Sentido
Medicamentos y Mascotas
Mi  Mascota Está Viejita
Mimando las Mascotas
Parásitos
Pelo Enmarañado
Por que Amar a los Animales
Terapia con Mascotas
Perros
Quiero una Mascota
Test Dalai Lama
Veterinario de mi Mascota
S O S Animal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los perros y gatos, a diario, caminan sobre campos espinosos, rocas ardientes, cortantes láminas de hielo. Por esta razón, poseen unas almohadillas plantares, diseñadas especialmente por la naturaleza para realizar estas actividades . . .


 

  Los perros y gatos, a diario, caminan sobre campos espinosos, rocas ardientes, cortantes láminas de hielo. Por esta razón, poseen unas almohadillas plantares, que pueden ser muy ásperas y gruesas, diseñadas especialmente por la naturaleza para realizar estas actividades, y les permiten rebotar en terrenos que sin lugar a dudas, harían trizas las plantas de nuestros pies. Además funcionan como amortiguadores en los saltos, y distribuyen uniformemente el peso del cuerpo sobre cada almohadilla de los dedos.

Sin embargo, por gruesas y resistentes que sean, pueden sufrir cortaduras, desgarres y dolorosas quemaduras, además entre las carnosidades de  la planta de la pata, hay mucha sensibilidad, pudiendo sufrir de  cortaduras o daños muy dolorosos.

 

Si su mascota cojea, o ve que tiene algo extraño en una pata, lo mejor es echar un vistazo para ver que anda mal. Revise suavemente la pata problema, busque enrojecimiento, inflamación, sangrado o cualquier signo de que algo le está molestando. Presione con mucha delicadeza las  carnosidades alrededor de las garras y entre los dedos, si la mascota hace un respingo o se queja, hay que buscar la causa de la molestia concienzudamente, y esto con mucha precaución, ya que la mascota mas cariñosa y mansa, puede lanzar una dentellada cuando se le toca un lugar que se encuentre muy sensible.

Si su mascota pasea con regularidad en el exterior puede tener un cardo pegado lo cual le ocasione dolor.  Si encuentra un cardo entre sus dedos, retírelo suavemente con unas pinzas, pero si está enredado en el pelo, quizás lo mejor, sea cortarlo con las tijeras, cuidando de no cortar la piel adyacente.

Otra causa de problema puede ser, en mascotas de pelo largo, que se le formen bolas de pelo entre las carnosidades de las patas, que pueden rozar y causar molestia e irritación, por lo que lo mejor es cortar el pelo sobrante que crece entre los dedos.

Así como las bolas de pelo producen grandes molestias, también el lodo que se acumula entre los dedos, puede causar dolor e irritación. Cuando su mascota regrese de caminar por el lodo, lave bien sus patas, y retire el barro acumulado, y luego seque muy bien, con una toalla suave, pues también la humedad puede causar irritación en las patas de su mascota.

Aunque las almohadillas de su mascota sean duras y ásperas, pueden ser susceptibles de sufrir quemaduras por fricción, o por pararse en una superficie demasiado caliente. Cualquier quemadura, debe ser bien atendida, limpiando muy bien con agua y jabón, para prevenir infecciones, y luego ser medicada con algún ungüento antibiótico, para tratar quemaduras.

Así como  las personas, a veces, sufren de piel reseca, también las mascotas pueden  sufrir de piel agrietada, reseca y callosa, en las carnosidades de las patas. Para protegerlas, puede aplicárseles un poco de crema humectante, de la misma que usamos para nuestras manos, o también el aceite de vitamina E. Pero, ojo, no exagere, ya que aunque un lubricado de vez en cuando puede hacerle sentir mas cómodas las patas, suavizarlas demasiado, las vuelve muy vulnerables a sufrir lesiones. Si el callo es demasiado seco, e incómodo, lo mejor es llevarla al veterinario, quien es la persona adecuada para eliminarlos o disminuirlos.

En los sitios donde debido a la nieve, se esparce sal, al regresar de una caminata, lavar las patas con agua y jabón, ya que la sal, puede irritar y agrietar las patas de su mascota. Igual debe procederse si su mascota pisa donde ha habido un derrame de productos químicos de uso doméstico. Si lo que pisó, no desaparece fácilmente, consulte al veterinario, por que además de causar daño en las almohadillas, puede ser un producto tóxico.

En definitiva, es importante realizar revisiones periódicas en las patas de nuestras mascotas, aún cuando no le hayamos visto que tenga problemas, para detectar a tiempo cualquier  cuerpo extraño, que pueda ser luego causa de males mayores, y  para mantener limpias y sanas sus almohadillas y la piel entre sus dedos.

 

Artículo realizado por el equipo de redacción de MascotAmigas™